Hiroshima

El nombre de Hiroshima lo conoces, pero quizá nunca hayas pensado visitarla. Personalmente te recomiendo hacerlo. Sus tranvías viejos cruzando amplias, limpias y modernas avenidas, sus “okonomiyaki” con estilo propio y sus dulces rellenos de pasta de judía con forma de hoja de arce, “momiji manju” en japonés, te permitirán disfrutar en/de Hiroshima, junto con la obligada, y dura, visita al Museo Memorial de la Paz.

Quizá allí mismo se te acercará algún grupo de estudiantes japoneses para decirte que están estudiando inglés, hacerte algunas preguntas sobre tu país y, de paso, te quiten el regusto amargo del interior del museo.

Antes de ir, puedes leer algo sobre la bomba: el libro Cartas desde el fin del mundo de Toyofumi Ogura, aunque al principio su relato es desagradable, te ayudará a comprender qué fue aquello.

genbaku-dome.jpg
Genbaku Doumu, el Monumento a la Paz de Hiroshima.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s